Pollos Lumagorri

La pasada semana os presentamos dentro de nuestra Pintxoteka  nuestro Talo de pollo , uno de nuestros pintxos de más exito donde sin duda la calidad de la materia prima cobra un importante papel.

image

En este caso la el protagonismo de esa calidad en el pintxo se lo damos a nuestro proveedor de pollos Lumagorri.

Estos pollos se crían en los terrenos que rodean los caseríos de los agricultores y no se les aplica ningún medicamento, por lo que se obtiene un producto sano y sin residuos.Les explotaciones se ubican lejos de las zonas industrializadas y se cuidan tanto aspectos climáticos como el estado de la hierba, su pendiente o su drenaje. En esas praderas, en las que debe haber al menos un espacio de dos metros cuadrados para cada pollo, se colocan comederos y bebederos y hasta lugares de sombra para que descansen tranquilos. Pero los animales, que alcanzan un peso que oscila entre los 1.250 y los 2.200 gramos, también corretean libres y su actividad física hace que produzcan después unas alas y unos muslos exquisitos y con muy poca grasa. En las casetas interiores también se cuidan todos los detalles y la temperatura o la iluminación son las adecuadas, siempre con una ventilación natural. Para garantizar un cuidado riguroso y una atención permanente, Lumagorri no permite más de 1.100 pollos por caseta ni más de tres casetas pos caserío. Además, una vez finalizada la crianza, después del sacrificio, se realiza un vacío sanitario de 14 días antes de comenzar un nuevo ciclo.

lumagorri2

La crianza de estas aves destinadas a la producción de carne dura alrededor de 12 o 13 semanas, pero siempre debe superar los 81 días. El crecimiento lento y al aire libre son dos de las principales señas de identidad de este pollo de estirpe rústica, de plumaje rojizo y de piel y patas amarillentas. Precisamente el color amarillo dorado de su piel se debe a que su dieta se basa en cereales con más de un 60% de maíz. Los propios productores destacan la importancia de concienciarse para salvar esos bienes comunes que son el agua, el aire o la tierra y entienden que “somos lo que sembramos, criamos, comemos…” por lo que su filosofía es preservar la biodiversidad y apostar por una agricultura sana desde lo local. Todo ello pasa por una alimentación buena, limpia, sana y justa y ellos se encargan de que así sea con el pollo Lumagorri.

Lumagorri3

Estos pollos se crían en los terrenos que rodean los caseríos de los agricultores y no se les aplica ningún medicamento, por lo que se obtiene un producto sano y sin residuos. Les explotaciones se ubican lejos de las zonas industrializadas y se cuidan tanto aspectos climáticos como el estado de la hierba, su pendiente o su drenaje. En esas praderas, en las que debe haber al menos un espacio de dos metros cuadrados para cada pollo, se colocan comederos y bebederos y hasta lugares de sombra para que descansen tranquilos. Pero los animales, que alcanzan un peso que oscila entre los 1.250 y los 2.200 gramos, también corretean libres y su actividad física hace que produzcan después unas alas y unos muslos exquisitos y con muy poca grasa. En las casetas interiores también se cuidan todos los detalles y la temperatura o la iluminación son las adecuadas, siempre con una ventilación natural. Para garantizar un cuidado riguroso y una atención permanente, Lumagorri no permite más de 1.100 pollos por caseta ni más de tres casetas pos caserío. Además, una vez finalizada la crianza, después del sacrificio, se realiza un vacío sanitario de 14 días antes de comenzar un nuevo ciclo. – See more at: http://www.gastronosfera.com/es/tendencias/lumagorri-calidad-y-sabor-en-el-pollo-de-caserio-vasco#sthash.tG6O7ZzE.dpuf
Estos pollos se crían en los terrenos que rodean los caseríos de los agricultores y no se les aplica ningún medicamento, por lo que se obtiene un producto sano y sin residuos. Les explotaciones se ubican lejos de las zonas industrializadas y se cuidan tanto aspectos climáticos como el estado de la hierba, su pendiente o su drenaje. En esas praderas, en las que debe haber al menos un espacio de dos metros cuadrados para cada pollo, se colocan comederos y bebederos y hasta lugares de sombra para que descansen tranquilos. Pero los animales, que alcanzan un peso que oscila entre los 1.250 y los 2.200 gramos, también corretean libres y su actividad física hace que produzcan después unas alas y unos muslos exquisitos y con muy poca grasa. En las casetas interiores también se cuidan todos los detalles y la temperatura o la iluminación son las adecuadas, siempre con una ventilación natural. Para garantizar un cuidado riguroso y una atención permanente, Lumagorri no permite más de 1.100 pollos por caseta ni más de tres casetas pos caserío. Además, una vez finalizada la crianza, después del sacrificio, se realiza un vacío sanitario de 14 días antes de comenzar un nuevo ciclo. – See more at: http://www.gastronosfera.com/es/tendencias/lumagorri-calidad-y-sabor-en-el-pollo-de-caserio-vasco#sthash.tG6O7ZzE.dpuf

Talo de pollo

Os presentamos nuestra versión de nuestro típico y tradicional producto. Tradicionalmente podemos encontrar talos de txistorra, de queso, y alguno dulce con txokolate.

Dentro de nuestro compromiso con la calidad y el producto de cercanía,  para la elaboración de este pintxo, utiliza pollo Lumagorri.

Os presentamos este talo #xerastyle

image

Pasamos por la plancha la oblea de maíz.

image

Extendemos sobre la misma una capa de crema de patata

image

Sobre la misma, ponemos una piperrada con estragón.

image

Colocamos delicadamente las porciones de pollo marinado en mostaza y cerveza y rebozado.

image

Cerramos el talo eta.. On egin!

image

Corte